«Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana». J. Brown.

 

Para algunos comienzan las ansiadas vacaciones ahora en Septiembre y para otros ya se han acabado. Para los que empezáis ahora vuestras vacaciones espero que disfrutéis mucho de ellas y pongáis en práctica PARAR.

Para los que ya habéis disfrutado de vuestras vacaciones espero que hayáis recargado bien las pilas. ¿Habéis puesto en práctica PARAR? Si es así. Enhorabuena!!!

Ahora te invito a que reflexiones sobre cómo puedes llevar esas actividades que te han recargado de energía en vacaciones a tu día a día para que puedas disfrutar de instantes vacantes todo el año.

 ¿Preparados/as para nuevos retos?

Tengo la sensación de que en Septiembre todo vuelve a empezar. En estas fechas observo como muchas personas empiezan a poner el foco en nuevos objetivos y nuevos retos como si de un nuevo año se tratase. En Septiembre empieza la vuelta al cole, empiezan las incorporaciones al trabajo, las inscripciones a los gimnasios para perder esos kilos de más ganados en las vacaciones, los nuevos emprendedores empiezan a desarrollar nuevos proyectos y los equipos de trabajo empiezan a definir nuevos objetivos para lo que queda del año.

Volver a la rutina me parece una buena oportunidad para volver a empezar y definir nuevos retos desde la toma de perspectiva del descanso en verano.

Al comienzo del año posiblemente hayas definido tus objetivos y habrás preparado tu mochila con todo lo que necesitabas para hacer ese camino hacia tus objetivos. Ahora puede ser un buen momento para retomar el viaje comenzado hacia tus objetivos, después del descanso merecido.

¿Qué has hecho hasta ahora para conseguir tus objetivos?

Ah!! ¿No has hecho nada?!!!  ¿Qué te ha impedido poner en marcha tu plan de acción?

Dice Lee Lacocca: ¿Qué hacer? Algo. Cualquier cosa. Excepto quedarnos sentados. Si nos equivocamos, comenzar de nuevo. Probar otra cosa. Pero si esperamos hasta estar satisfechos y tener todas las certezas, puede que sea demasiado tarde».

¿Cuál va a ser tu primer paso para transformar tus objetivos en realidades?

Si has puesto en práctica tu plan de acción para conseguir tus objetivos, Enhorabuena!!! Si has definido unos indicadores habrás podido analizar si te estás acercando a tu objetivo:

¿Qué resultados has obtenido con tu plan de acción?

Si has obtenido los resultados que deseabas, enhorabuena!!! ¿Cuáles van a ser ahora tus nuevos retos?

Si no has obtenido los resultados que esperabas:

  • ¿Cómo de realistas son tus objetivos?
  • ¿Qué importancia tiene para ti conseguirlos?
  • ¿Para qué quieres conseguirlo?
  • ¿Qué impedimentos te has encontrado en tu camino?
  • ¿Cuánto de comprometido/a estás con tus objetivos?

 ¿Qué te acerca o te aleja de lo que quieres?

Imagínate que vas volando en globo hacia tu destino (tus retos). En el viaje es posible que te encuentres vientos que favorecen tu viaje y otros que te frenan.

Los vientos que favorecen tu viaje pueden ser tus sueños, tu pasión, tu vocación, cubrir una necesidad, dejar de aguantar una situación que no soportas, etc. Aunque también existen vientos que te van frenando o incluso te empujan de nuevo hacia el punto de partida: tus miedos, tus debo, tus quejas, seguir en tu zona de confort, etc.

¿Qué vientos son más fuertes? Te invito a leer este cuento sobre la fuerza del deseo.  

¿Quién te va a acompañar para conseguir tus retos?

Si ya has definido tus nuevos retos y el plan de acción para conseguirlos ¿Qué recursos necesitas?

Algunas personas se apoyan en otras personas para conseguir sus retos y eso les sirve para motivarse, reforzar su compromiso, etc. Por ejemplo, si quieres empezar a hacer ejercicio puedes ir junto con otros amigos para vencer tu pereza. Si quieres comenzar una dieta para perder peso puedes apoyarte en otras personas en tu misma situación y comenzar ese reto junto/as.

Creo que el coaching también puede ser un buen compañero de viaje para conseguir tus retos.

¿Qué es el coaching? Según John Whitmore: «El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle».

Para mi el coaching es un proceso de aprendizaje y cambio en el que el coach acompaña a su coachee para que éste consiga mejores resultados de los que conseguiría por sí mismo, acompañandole a través de preguntas que le lleven a reflexionar o a través de distinciones, dinámicas, etc. El coaching te permitirá ser un observador diferente, expandir tu capacidad de acción y desplegar todo tu potencial para alcanzar lo que quieres.

El coach no te va a dar su opinión, ni te dirá lo que tienes que hacer, te acompañará para que mires de forma diferente, pienses de forma diferente y te desafiará para que tomes tus propias decisiones y actúes de forma diferente para conseguir lo que para ti sea tu idea de éxito.

Dice Lao-Tsé, filósofo chino: «Un viaje de mil millas empieza comienza con el primer paso.

¿Te atreves a dar ese primer paso?

 

 Photocredit: PIRO4D