«Los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones». Sócrates.

Por fin llegó el verano y con él viene el calor, las jornadas de trabajo intensivas y las deseadas vacaciones. Aunque para algunas personas esas vacaciones en lugar de ser un bien preciado pueden convertirse en todo un reto. Es posible que no vayas al lugar que te gustaría ir en vacaciones, no consigas desconectar del trabajo, las vacaciones con toda la familia no sean tan fantásticas como esperabas, etc. De hecho, oigo con frecuencia en los medios de comunicación cómo aumenta el número de divorcios a la vuelta de las vacaciones. Para sobrevivir a esas vacaciones familiares la Universidad de Stanford ofrece consejos para sobrevivir con éxito a unas vacaciones familiares.

Algun@s ya están disfrutando de las vacaciones, están esperándolas impacientemente o no se irán de vacaciones. Pero para tod@s os hago esta pregunta: ¿Para qué esperar a las vacaciones? ¿Cómo puedes disfrutar de instantes vacantes durante todo el año?

¿Para qué sirve el descanso?

El descanso te puede servir para desconectar, reflexionar, tomar perspectiva de tu vida, hacer lo que te gusta o incluso no hacer nada. De hecho, según demostraron científicos del Spanish Resting State Network (SRSN) cuando no hacemos nada se activan varias zonas del cerebro relacionadas con la introspección o la memoria autobiográfica. Según Marta Romo: «Ambos circuitos, atención y “no hacer” se relacionan pero de forma inversa: cuando la señal se incrementa en un circuito, se disminuye en el otro. Es decir, si activamos la atención, desactivamos la introspección y viceversa, son dos circuitos cerebrales que no pueden funcionar a la vez».

En este estudio realizado por un equipo de psiquiatras y genetistas de la Universidad de California compararon los efectos de las vacaciones en un resort con el entrenamiento en un retiro de meditación / yoga en el mismo resort. Los resultados que obtuvieron fueron los siguientes: «Un “efecto vacaciones” significativo que benefició a todos los grupos, como a una supresión de las respuestas relacionadas con el estrés y la función inmune relacionadas con la cicatrización de heridas en fase aguda y la inflamación. También identificamos un “efecto de meditación” dentro del grupo de meditadores regulares, caracterizado por una red distinta de genes con funciones celulares que pueden ser relevantes para el envejecimiento saludable. Por tanto, parece ser que tanto el descanso como la meditación modifican la expresión de un conjunto de genes relacionados con la salud mental y el envejecimiento.

Guillermo Fouce, profesor de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid dice: «La desconexión prepara para que podamos responder bien, tanto en términos de salud como de rendimiento. Cada uno sabrá qué vacaciones necesita su organismo y cuándo le resultarán más beneficiosas».

¿Qué vas a hacer diferente en estas vacaciones?

Son muchas las cosas que puedes hacer en tu descanso de vacaciones aunque se me ocurre una con estas siglas: PARAR (Para, Analiza, Recárgate, Actúa, Recompénsate).

  • Analiza: ¿Cómo van los objetivos que te propusiste a principios de año? ¿Qué resultados has obtenido? En tus periodos de descanso tienes una nueva oportunidad para tomar perspectiva y reflexionar sobre qué es lo importante en tu vida, para definir nuevos propósitos, etc.
  • Recárgate de energía. Stephen Covey dice que «afilar la sierra» consiste en renovar las cuatro dimensiones de nuestra naturaleza que son: Física, espiritual, mental y la social/emocional. Te invito a que aproveches tus momentos de descando para analizar qué te recarga de energía y cómo puedes aplicarlo a tu día a día.

¿Cómo recuperas tu energía mental?

¿Cómo cargas tu energía social/emocional?

¿Qué haces para recargar tu energía espiritual?

  • Actúa: En el anterior post: ¿Para qué te sirve mirar atrás? vimos de qué se suelen arrepentir las personas al final de sus vidas. ¿Cuánto te vas arrepentir si no haces lo que quieres?
  • Recompénsate: Te invito a que al final de cada día escribas en una hoja todo aquello que tienes y agradeces en tu vida. ¿Cuánto valoras lo que tienes? Si revisas los logros que has conseguido en tu vida y en tu día a día.  ¿Cómo te lo vas a premiar?

 

Dice Leonardo da Vinci: «De vez en cuando desaparece, tómate un pequeño descanso, para que cuando vuelvas a tu trabajo tu juicio sea más acertado. Toma cierta distancia, porque así el trabajo parece más pequeño, la mayor parte se puede asimilar en un abrir y cerrar de ojos, y la falta de armonía y la proporción es más fácil de ver».

Te deseo unas felices vacaciones que te permitan PARAR y disfrutar al máximo, en las que te recargues de energía y aproveches para tomar perspectiva.

Te invito a que reflexiones sobre cómo puedes llevar esas actividades que te recargan de energía en vacaciones a tu día a día para que cuando regreses te permita incrementar tu productividad y satisfacción durante el resto del año.

Yo también aprovecharé estas vacaciones para PARAR y tomar perspectiva para decidir cómo seguir acampándote en tu camino.

Seguimos en contacto en Septiembre. Feliz verano.


 

 Photocredit: Cairomoon