«Los CEO son contratados por su capacidad intelectual y su experiencia comercial y despedidos por su falta de inteligencia emocional». Daniel Goleman.

¿Qué importancia tienen las habilidades emocionales en el liderazgo?

Según Daniel Goleman: «Los líderes que usan su eficacia emocional para inspirar confianza, compromiso y compasión tendrán mejores resultados. Esta habilidad de hacer aflorar lo mejor de las personas se traduce a los resultados financieros».

¿Cómo pueden utilizar los líderes sus habilidades emocionales para conseguir que aflore lo mejor de las personas?

¿Qué es la autoconciencia emocional?

Según Daniel Goleman: «Los líderes que tienen un buen nivel de autoconciencia emocional conectan con sus señales internas y reconocen el efecto que tienen sus sentimientos en ellos mismos y en su rendimiento laboral. Los líderes con autoconciencia emocional pueden mostrarse francos y auténticos, ser capaces de hablar sin tapujos de sus emociones. Los líderes con autocontrol emocional pueden gestionar los sentimientos e impulsos que los asaltan, e incluso canalizarlos para aprovecharlas».

Dice Daniel Goleman: «Los líderes con empatía tienen la capacidad de compenetrarse con un amplio abanico de señales emocionales, lo que les permite detectar lo que sienten pero no dicen las personas o grupos. Los líderes que gestionan los conflictos pueden comprender los distintos puntos de vista, sacan el conflicto a la superficie y recogen los sentimientos y opiniones de todos los implicados para redirigir la energía hacia un ideal común».

 ¿Cómo influyen las emociones en el éxito de la empresa?

En el post anterior vimos ¿Para qué te sirven las emociones? y el precio que pagamos al reprimir las emociones en el entorno laboral. También vimos cómo influyen las emociones en el entorno laboral, ya que la intensidad en el esfuerzo y la persistencia en el mismo viene influida directamente por las emociones y estado de ánimo experimentado previamente por el trabajador.

¿Cuál crees que es la labor del líder? Para mí es servir a los demás, inspirar y ayudar a las personas a sacar lo mejor de sí mismas. ¿Qué papel juegan las habilidades emocionales en esa labor?

Según Daniel Goleman: «Las competencias emocionales resultan especialmente importantes en el campo del liderazgo, que apunta a lograr que las personas lleven a cabo su trabajo del modo más eficaz posible. Es por esto por lo que la ineptitud emocional de los jefes consume tiempo, genera roces, desalienta la motivación y el compromiso, fomenta la hostilidad y la apatía y, en suma, provoca un menoscabo en el rendimiento laboral de los trabajadores».

En un estudio realizado por David McClelland en 1996 en una multinacional de alimentación y bebidas descubrió que los altos directivos que tenían buenas competencias en inteligencia emocional conseguían superar en un 20% los objetivos de rendimiento anuales. Por lo tanto, según concluye Daniel Goleman: «Existe una vinculación entre el éxito de una empresa y la inteligencia emocional de sus líderes y ésta se puede desarrollar».

¿Cómo entrenar las habilidades emocionales?

He escuchado muchas veces hablar de emociones positivas o negativas, aunque en realidad creo que todas las emociones son útiles porque nos aportan información que es importante escuchar. El miedo nos sirve como señal de alarma para sobrevivir, la tristeza nos permite mirarnos hacia dentro para descubrir lo que es importante, la ira nos sirve para poner límites y cubrir nuestra necesidad de ser respetados, etc. Creo que necesitamos todas las emociones para aprender, defendernos, mejorar, etc.

Esas emociones son respuestas psicofisiológicas a determinados estímulos internos o externos. Cuando ese estímulo desaparece y seguimos secuestrados por esas emociones se convierten en estados de ánimo desde los que actuamos. Como dice Rafael Echevarría: «No somos responsables de los estados de ánimo en los que nos encontramos pero sí de permanecer en ellos».

Como dice Elsa Punset: «Hemos empezado a entender que de la misma forma que podemos educar la habilidades cognitivas más racionales, como memorizar, aprender, pensar, discriminar…, también podemos entrenar las emocionales, todo forma parte de la inteligencia, aprender a ser más perseverante, a motivarse, a conocerse mejor, a relacionarse mejor con los demás a tener más pensamiento crítico. Todo esto son habilidades que antes pensábamos que eran innatas, entonces el primer gran descubrimiento es que razón y emoción funcionan a la vez y hay que educarlas. No es una moda es una descripción mucho más realista del cerebro».

Desde mi punto de vista para entrenar las habilidades emocionales es importante tener en cuenta esto:

  • Consciencia emocional. Dice el principio del Espejo de John Maxwell: «La primera persona a quien debemos organizar es a nosotros mismos». Por lo tanto creo que es importante que como líder desarrolles tu autoconsciencia emocional para que conozcas cómo piensas, sientes y actúas en todo momento. También podrás tomar consciencia del impacto de tus emociones en tu desempeño laboral y en los demás.
  • Expresar emociones. ¿Qué contestas cuando alguien te pregunta cómo estás? A veces contestamos: bien, mal pero es posible que no sepamos lo que sentimos y menos aún expresarlo con palabras. Por este motivo me parece fundamental que desarrolles tu vocabulario emocional.
  • Gestión emocional. Si ya reconoces tus emociones y analizas cómo te predisponen a actuar de una manera determinada tu gestión emocional te permitirá analizar la información que te ofrecen las emociones para aprovecharla y actuar de forma más efectiva.
  • Empatía. Dice John Maxwell: Los que dirigen efectivamente a las personas no dependen de reglas ni de sistemas. Trabajan con las emociones de los demás. Piensan más en términos de capacidad humana y menos en términos de reglamento. Escuchan, aprenden y entonces dirigen. ¿Cómo escuchas las emociones de los demás?

Creo que los líderes deben tomar en cuenta a las personas, lo que dicen, lo que creen, lo que sienten y lo que hacen. Esto te permitirá comprender los puntos de vista de los demás, lo que piensan y sienten para canalizar la energía hacia el objetivo común, aprovechando los conflictos para aprender y crecer juntos.

 ¿Qué vas a hacer a partir de ahora para entrenar tus habilidades emocionales?

 

Photocredit: ambermb