«No hay estrés en el mundo, solo gente creando pensamientos estresantes y luego actuando sobre ellos».Wayne Dyer.

¿Estrés en el trabajo?

Existen algunos datos que confirman la existencia del estrés en el trabajo:

  • Según el Dr. Olpin y Bracken, expertos en la materia, en todo el mundo entre el 30 y el 40% de los trabajadores afirman que su empleo es muy o extremadamente estresante.
  • En España existen 6  millones de personas con depresión y las consultas por ansiedad y estrés van aumentando.
  • El estrés es un factor de riesgos de cáncer y de enfermedad cardiovascular más peligroso que el tabaquismo o el consumo de alimentos con colesterol elevado.

Teniendo en cuenta estos datos ¿Cómo gestionar el estrés en el entorno laboral?

¿Qué es el estrés?

Estrés procede del latín Stringere que significa «apretar».

«El estrés es una fuerza que se pone en marcha ante cualquier peligro, amenaza física o situación de incertidumbre». Mario Alonso Puig.

En relación con el estrés Elsa Punset dice: «La ansiedad y el estrés son repuestas emocionales naturales ante los peligros que percibimos. Nuestro cerebro está programado para sobrevivir y a menudo exagera o inventa posibles peligros. Los humanos nos preocupamos por lo real y por lo imaginario, por amenazas que podrían no cumplirse nunca o por cosas pequeñas y corrientes (bandeja de entrada llena de mails, la hora punta de las mañanas, etc.).Esta capacidad para preocuparnos nos desgasta inútilmente en cuerpo y mente».

En tu caso ¿Te preocupas o te ocupas?

¿Qué tipos de estrés existen?

Según Mario Alonso Puig: «Eustres es el estrés positivo que nos ayuda a superar los desafíos y genera en la sangre distintas hormonas que producen sus efectos:

  • La adrenalina y noradrenalina mantienen el interés y la sensación de vitalidad.
  • La dopamina nos da la capacidad de enfocarnos y de evitar distracciones y nos proporciona sensación de placer.
  • La serotonina afecta los estados de ánimo y nos aporta sensación de confianza, nos ayuda a sentirnos tranquilos en medio del desafío y con la clara convicción de que lo íbamos a superar».

«Tras la activación del eustrés, sobre todo si llevamos en esa situación más de 90 minutos con nuestro motor a pleno rendimiento y no paramos unos minutos a recuperarnos causa otra forma de estrés, el negativo o distrés.

  • Desaparece en la sangre la mayor parte de la adrenalina, la noradrenalina y serotonina y se llena de cortisol.
  • Nos sentimos agotados, empezamos a irritarnos y a perder concentración y memoria.
  • Emociones como el miedo y la desesperanza sustituyen a la confianza y a la ilusión».

«Las reacciones de distrés no sólo aparecen cuando no nos recuparamos de un periodo de eustrés mantenido. También se producen cuando hemos aprendido a sentirnos incapaces de hacer frente a los desafíos e incertidumbres. Nuestra forma de pensar es la que genera unos cambios físicos y mentales tan notables y profundamente limitantes».

Imagínate que te ofrecen un proyecto interesante que va a durar dos semanas, el estrés positivo te ayudará a afrontar el desafío proporcionándote la energía necesaria para actuar y tener un rendimiento óptimo. Si ese proyecto dura más de lo establecido, no te recuperas de un eustrés mantenido en el tiempo y empiezas a sentirte incapaz ante los desafíos e incertidumbres aparecerá el distrés que llevará consigo una disminución de tu rendimiento. ¿Te suena?

¿Cómo afecta el estrés a tu cuerpo?

Según Elsa Punset los efectos del distrés son los siguientes:

  • Cabeza: El humor, la ira, la depresión, la irritabilidad, la falta de energía, cambios en el apetito, problemas para concentrarse, para dormir, dolor de cabeza, problemas de salud mental como trastornos de ansiedad y ataques de pánico…
  • Piel: Acné.
  • Articulaciones y músculos: Dolores, tensión, menor densidad ósea.
  • Corazón: Incremento de la tensión arterial y frecuencia cardíaca, colesterol más alto y mayor probabilidad de ataque al corazón
  • Estómago: Calambres intestinales, reflujo, naúseas y cambios en el peso corporal.
  • Páncreas: Mayor posibilidad de diabetes.
  • Intestinos: Problemas intestinales como el síndrome del intestino irritable, diarreas y estreñimiento.
  • Sistema reproductivo: menos deseo sexual, menor calidad del semen, más dolor durante la menstruación.
  • Sistema inmunológico: menor capacidad para luchar y recuperase de las enfermedades.

¿Cómo gestionar el estrés?

 Te invito a reflexionar:

  • Teniendo en cuenta que existen dos tipos de estrés, cuando dices que estás estradad@ ¿A qué tipo de estrés te refieres?
  • ¿Qué te estresa? ¿Con qué frecuencia e intensidad? Te invito a que hagas una lista de tus estresores y los priorices.
  • ¿Qué impacto tiene en tu cuerpo el estrés?
    • ¿Qué te dices?
    • ¿Qué sientes?
    • ¿Cómo te comportas?

Ahora que ya has hecho ese análisis ¿Cómo crees que puedes gestionar tu estrés?

Creo que Peter Shepherd y Judith Hanson resumen muy bien las armas para luchar contra el estrés:

  • «La curación viene de tomar responsabilidad: de darse cuenta que eres tú quien crea tus pensamientos, sentimientos y acciones». Peter Shepherd.
  • «Tomarse un tiempo cada día para relajarse y renovarse es esencial para vivir bien».Judith Hanson Lasater.

¿Cómo vas a recargarte de energía?

¿Cómo vas a mirar diferente?

 Como dice Joan Borysenko: «Cada día tiene una opción: practicar el estrés o practicar la paz». ¿Qué opción eliges?

 

Photocredit: silviarita