“Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.” Confucio.

Esta semana escuché una conversación en la que dos personas habían sido despedidas e interpretaban la situación desde distintas perspectivas. Una se quejaba de la situación: “Es imposible encontrar un trabajo ahora”, “Seguro que no voy a encontrar las mismas condiciones de trabajo”, “Soy mayor para buscar trabajo”, “¿Cómo me han hecho esto después de trabajar tanto tiempo en la misma empresa?” La otra decía: “Aunque no me explico por qué me han hecho esto, la verdad es que he aprendido mucho en la empresa”, ”Ahora voy a tener tiempo para dedicarme a otros temas que siempre me habían interesado”, “Es posible que las condiciones laborales que encuentre no sean tan buenas como las que tenía pero podré dedicarme a otros temas”, “Aunque soy mayor tengo mucha experiencia y muchas ganas de seguir aprendiendo.”

Ante la misma situación que un principio puede considerarse negativa (un despido) una de ellas se enfocaba en lo negativo mientras que la otra veía la realidad como era aunque se enfocaba en las posibilidades que se le abren ante la nueva situación. ¿Qué pensamientos pasaban por la cabeza de cada una de ellas? ¿Qué emoción tenían? Y desde esa emoción ¿Cómo crees que van a actuar cada una de ellas?

¿Qué hace que ante una misma situación dos personas vean y sientan de forma diferente?  Depende del observador que cada uno es. Te invito a ver este video.

Según Woody Allen: “Toda la gente conoce la misma verdad. Nuestra vida consiste en cómo nos decidamos a distorsionarla”. Vemos la realidad a través de nuestros modelos mentales que actúan como filtros de esa realidad (educación, valores, creencias, experiencias pasadas, etc.) y a partir de ahí interpretamos la realidad de una forma o de otra, lo que nos provocará un emoción que influirá en cómo actuamos. Dice Rafael Echevarría: “Toda acción resultará del tipo de observador que cada uno es”. Por lo tanto en función de cómo interpretes una situación actuarás de una forma o de otra.

No se trata de ver la vida de color de rosa y decir: ¡Qué bien que me han despedido! se trata de reencuadrar la situación y verla desde otras perspectivas. ¿Qué diferencia a un optimista de una persona positiva? En mi opinión el optimista no ve los obstáculos y ve el mundo de color de rosa pero una persona positiva sí ve los obstáculos y distintas perspectivas para abordarlos, tiene un foco y está orientado a él.

 ¿Qué es el reencuadre?

Paul Watzlawick define el reencuadre: “cambiar el punto de vista al nivel de la percepción, del concepto o de la emoción a través del cual se percibe una situación, para reubicarla en otro marco que se adapte tan bien o incluso mejor a los hechos concretos de la situación. Eso hará que cambie todo el significado de esa situación”.

El reencuadre consiste en percibir cualquier situación desde distintas perspectivas. Una situación aparentemente adversa como la que he descrito anteriormente puede convertirse en algo positivo que te permita sentirte mejor, tener más opciones y actuar de forma diferente para conseguir mejores resultados. Se trata de hallar en cada experiencia el punto de vista más útil para convertirlo en algo que te favorezca en vez de que te perjudique. “Si la vida te da limones, haz una limonada.”

El reencuadre se asemeja en el ámbito fotográfico al encuadre fotográfico que es una porción de una escena que el fotógrafo decide que entre en una fotografía. Como observadores perciben con sus ojos una realidad y como fotógrafos seleccionan qué área van a capturar para transmitir aquello que desean.

Hay personas que creen que ven las cosas como son pero realmente no lo ven como son sino como las interpretan a través de sus modelos mentales. El problema está en que creen que su modelo mental es el único válido.

Al tomar consciencia de cómo interpretamos una situación y cómo influye en nuestras emociones, en nuestra forma de actuar y en cómo nos relacionamos con los demás, podremos asumir nuestra responsabilidad de analizar esa interpretación, escuchar interpretaciones de otros y abrirnos a nuevas interpretaciones que nos hagan sentir mejor y actuar de forma diferente.

Según dice Talmud: “No vemos el mundo como es, sino como somos.” Lo que vemos está relacionado con lo que somos y la forma en que interpretamos una situación dice más de cómo somos que de lo que realmente estamos viendo. El problema radica en el modo en que vemos e interpretamos el problema.

Un tipo de reencuadre está relacionado con la forma de interpretar los errores como fracasos o como oportunidades de aprendizaje. Ej: Thomas Edisson dijo: “Ahora sé 999 formas de cómo no hacer una bombilla.”

El humor también se relaciona con el reencuadre.  Ej: Si, soy calvo pero no sabes la cantidad de dinero que me ahorro en productos para el pelo y lo que ligo”.

El reencuadre permite ver la intención positiva de un comportamiento. Ej: Un jefe puede quejarse de un trabajador y decir: “Es un cabezota” y un compañero puede interpretarlo de otra forma: “Qué suerte tienes de tener un trabajador que defienda con tanta pasión lo que hace.”

Otro ejemplo de reencuadre es la propia historia de Victor Frankl, que sobrevivió al Holocausto después de estar en cuatro campos de concentración. Descubrió cómo las personas que tenían esperanzas de reunirse con seres queridos, que poseían proyectos inacabados o tenían una gran fé parecían tener mejores oportunidades que los que habían perdido toda esperanza. Comprobó que tenía razón Friederich Nietszche al decir: “Aquellos que tienen un porqué para vivir, pese a la adversidad, resistirán”.

¿Cómo reencuadrar?

Te invito a que veas esta imagen. ¿Qué ves? Todo depende de la perspectiva.

Te invito a que ante cualquier situación que en un principio pueda parecer adversa reflexiones:

  • ¿Cómo estoy interpretando la situación? ¿Cómo me siento? ¿Qué capacidad de acción tengo desde esa emoción? Interpretar así la situación ¿me acerca o me aleja de mi objetivo?
  • Si la forma en que estás interpretando la situación no te hace sentir bien y no te permite actuar de forma que te acerque a tu objetivo te invito a que reflexiones: ¿Qué otro significado puede tener este comportamiento o experiencia, que me puede hacer sentir mejor y actuar de forma diferente? ¿Qué datos no estoy teniendo en cuenta al interpretar la situación? ¿Qué beneficios tiene esa situación? ¿En qué otro contexto puede ser útil este comportamiento o experiencia?

Te invito a escuchar este cuento sobre cómo convertir las dificultades en oportunidades.

Sea lo que sea lo que ocurra en tu vida ¿Cómo vas a interpretarlo para que te permita actuar de forma diferente?

 

Publicado por Inmaculada Rodríguez.

Photo credit: Inmaculada Rodríguez.